Líderes de organismos multilaterales reclaman en Casa África más diplomacia preventiva para evitar conflictos en África Subsahariana

Ayer se celebró en Casa África la Reunión Internacional sobre Diplomacia Preventiva en África Subsahariana. El encuentro fue inaugurado por Soraya Sáenz de Santamaría, vicepresidenta del Gobierno; Catherine Samba Panza, expresidenta de la República Centroafricana; Pedro Ortega, consejero de Economía, Industria, Comercio y Conocimiento del Gobierno de Canarias; Augusto Hidalgo, alcalde de Las Palmas de Gran Canaria, y Luis Padrón, director general de Casa África.

Como señaló la vicepresidenta del Gobierno en sus palabras iniciales, la diplomacia preventiva constituye el conjunto de mecanismos e instrumentos tendentes a evitar que los focos de tensión deriven en conflictos abiertos, con incalculables costes humanos y materiales y desgarros sociales que tardan años en cicatrizar. La prevención de conflictos engloba un amplísimo espectro de acciones, desde la diplomacia clásica a políticas de desarrollo, pasando por la prevención del extremismo o las políticas de género.

La diplomacia basada en la prevención es uno de los ejes del mandato del actual secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres. En su paso por el Consejo de Seguridad, recientemente concluido, España ha hecho de la promoción y el desarrollo de la diplomacia preventiva una de sus grandes prioridades. Este encuentro da continuidad a la reunión de diplomacia preventiva en el Mediterráneo, celebrado en Casa Mediterráneo (Alicante) en junio de 2016.

La reunión en Casa África contó con la participación de personalidades de gran relevancia política en el continente africano, como la ya citada Catherine Samba Panza, cuyo papel ha sido crucial en la transición política de su país, o la periodista y premio Príncipe de Asturias de la Concordia, Caddy Adzuba.

También han participado altos funcionarios de Naciones Unidas y la Unión Europea, así como figuras destacadas el multilateralismo africano, en representación de las siguientes organizaciones regionales: Unión Africana, Comunidad de Estados de África Occidental (CEDEAO), Autoridad Intergubernamental para el Desarrollo del África Oriental (IGAD), Nueva Alianza para el Desarrollo en África (NEPAD) y G5-Sahel. Cabe destacar asimismo la contribución a los debates de la exvicepresidenta del Gobierno y actual presidenta de la Fundación Mujeres por África, María Teresa Fernández de la Vega.

Los trabajos se estructuraron en tres paneles en los que se discutieron, respectivamente, los siguientes temas: diplomacia para la paz y prevención del extremismo violento, el papel de la mujer para la paz en África y el papel de los organismos multilaterales africanos para la paz y el desarrollo. En el curso de las sesiones se constató el papel de la diplomacia preventiva como garante de la paz y la estabilidad en una región que crece y se integra, pero que sigue estando sometida a enormes tensiones políticas, económicas y étnicas.

Al cabo de los debates, el secretario de Estado de Asuntos Exteriores, Ildefonso Castro, procedió a leer las conclusiones, donde se contenían propuestas concretas lanzadas por los panelistas para potenciar la eficacia de estos mecanismos. En sus palabras finales, el secretario de Estado subrayó el compromiso de España con la diplomacia preventiva, cuyos resultados son cada vez más visibles gracias al esfuerzo y la dedicación de personas como los participantes en esta conferencia, y señaló que en Las Palmas de Gran Canaria «hemos abierto un camino –el del conocimiento de la diplomacia preventiva en África subsahariana– que está destinado a perdurar».